martes, 1 de mayo de 2012

Capitulo 2 La tenebrosa prueba de la insignia de la escoba.


Capitulo 2 La tenebrosa prueba de la insignia de la escoba.


Claire entró en la habitación, tras ella la puerta se cerró sola, y en ella apareció un contador mágico, con números en rojo, marcando el tiempo restante de la prueba.

Era una habitación poco iluminada, donde dominaba la penumbra. Tan solo iluminaban unas pocas velas que estaban en unos candelabros de pared y en una pequeña mesa de la entrada. Claire era incapaz de ver el fondo de la habitación a simple vista. Decidió avanzar tres pasos y se quedó quieta. Le pareció escuchar un sonido que provenía del fondo de esa oscuridad. Retrocedió y agarró una de las velas que había en el candelabro de la mesa junto a la puerta.

Con una de esas velas en mano fue avanzando poco a poco en la oscura habitación. Cada vez que avanzaba más, podía escuchar más ese extraño chirrido. El sonido parecía como si estuvieran arrastrando algo metálico contra el suelo. El sonido chirriante no era continuo, en algunos momentos hacia alguna pausa.

El corazón de Claire le palpitaba rápidamente, era una situación bastante tenebrosa la que estaba pasando. Iba avanzando, muy poco a poco, moviendo la vela de un lado para otro, intentando ver algo. Lo único que vio por ahora, fueron a su derecha tres muebles alargados con libros. Los tres largos muebles estaban colocados paralelamente uno del otro.

El chirrido se volvió a escuchar de nuevo, esta vez parecía que estaba bastante cerca, probablemente provenía de la zona de los armarios. Claire se acercó poco a poco para intentar saber que era.

El sonido cesó otra vez. Se asomó por uno de los pasillos que había entre los armarios, estiró el brazo con la vela, para iluminarlo, y fue cuando vio una extraña silueta al fondo. Un gran temblor invadió el pequeño cuerpo de Claire provocando que se le cayera la vela. Golpeó el suelo y la silueta se giró rápidamente mirando en sentido a Claire. Eso fue lo último que pudo ver, ya que la vela al caer se apagó la pequeña llama. Claire cayó sentada al suelo del susto, se llevó las manos a la boca para no hacer ningún ruido mientras le brotaron algunas lágrimas de sus ojos, a causa del miedo.

El extraño chirrido comenzó a sonar otra vez, se estaba acercando poco a poco a Claire. Esta intento contener la respiración para no hacer ningún ruido, ya que tenía las piernas paralizadas. Los pasos cesaron, Claire aun estaba quieta donde cayó. El sonido estridente del individuo se paro unos metros más delante de ella. Supuso que se paró frente a la vela, que fue lo que le llamó la atención.

Claire podía escuchar un leve gruñido que emitía la cosa que pudo ver apenas. En ese momento fue cuando le vino a la cabeza que tenía que encontrar la insignia para superar la prueba. Consiguió el valor para ir levantándose poco a poco, sin hacer ningún ruido.

Allí donde estaba, no se veía apenas, las únicas zonas donde se podía ver bien era la entrada, donde estaban las pocas velas aquellas. Tan solo podía ver a uno o dos metros de ella, y con ello se fue alejando de allí con pasos sigilosos.

Mientras iba avanzando por la oscura habitación, notó que golpeó algo con el pie. Miro al suelo para ver que era. Había un libro, de tapa dura.

-¿Podría ser que dentro de este libro estuviera la insignia?- pensó Claire.

Se agachó a recogerlo, se quedó unos segundos mirándolo, en este aparecían unos escritos, que contenían un idioma y simbología que ella no conocía ni entendía. Decidió abrirlo y probar suerte. Nada más abrirlo un poco, salieron dos brazos mágicos de color negro, que intentaron agarrarla. Esta dio un fuerte grito del susto mientras caía al suelo, dejando caer el libro. Cuando este cayó al suelo, se cerró y con ello los brazos mágicos desaparecieron. Claire se llevo la mano al pecho, que le latía con mucha fuerza, tanta que parecía que se le iba a salir el corazón, tras el susto.

-¿Sería una trampa de la prueba? –pensaba mientras intentaba respirar con normalidad.

De pronto se comenzó a escuchar uso pasos seguidos del chirrido, que avanzaban rápidamente. Claire se puso en pie, miro el libro y lo cogió, corrió hacia delante aun sin saber que habría.

- No tengo mucho tiempo, debo encontrar la insignia rápido, la cosa que me persigue debe ser el guardián de la habitación- pensó Claire.

El rechinamiento dejó de sonar, pero los pasos se escuchaban más fuertes y veloces.

Claire mientras corría miró hacia atrás aun sabiendo que apenas vería algo. No vio nada y  se volvió a girar, y fue cuando chocó con una pared. Se hizo una pequeña herida en su ceja izquierda, de la cual brotaba unas pequeñas gotas de sangre. Se puso la mano en la ceja y se la acercó para ver si sangraba mucho. Vio que no era muy grave. A su derecha había una escalera de mano de madera, miro hacia arriba, donde a unos metros parecía que había un pequeño altillo.

De pronto se giró nuevamente y vio al guardián, era una especie de monstruo con forma humanoide, tenía los ojos vendados y uno de sus brazos era ligeramente más alargado que el otro, pero este brazo acababa en una gran garra con unas largas y afiladas uñas.

El monstruo cargó contra Claire, quien esquivó milagrosamente el golpe de este. El impacto que dio con su garra contra la pared fue increíble, destrozo la pared junto a la escalera, pero se le quedo atrapada la garra en ella. Claire aprovechó de levantarse rápidamente e ir a subir las escaleras. Cuando comenzó a subirlas, la bestia consiguió sacar su zarpa, Claire decidió abrir el libro dejándolo caer, los brazos mágicos volvieron a salir, los cuales rozaron la falda de Claire, y al caer agarraron a la bestia. El libro cayó al suelo abierto, con esos brazos oscuros sujetando al monstruo, que no paraba de rechinar ferozmente.

Claire consiguió llegar al altillo. Ahí había una mesita con un par de probetas con líquidos de diversos colores, una vela y un libro, eso era lo que pudo ver a simple vista. Se acercó a registrarlo a fondo. Rebuscando, encontró bajo el libro un medallón con el dibujo de una escoba.

-Por fin- dijo aliviada mientras se apartaba el flequillo.

Agarró el medallón se lo guardó en uno de sus bolsillos, cogió la vela y se dirigió a las escaleras. Se asomó y vio como la bestia en ese instante consiguió destrozar los brazos mágicos que lo estuvieron reteniendo. Este dio un fuerte zarpazo a las escaleras destrozándolas y seguido dio un fuerte salto llegando al altillo.  Claire vio como aterrizó junto a ella, pero este giraba la cabeza sin saber la ubicación de la chiquilla.
-No me queda mucho tiempo- pensaba Claire.

Lanzó la vela al fondo del altillo, y con el sonido el monstruo salió disparado hacia donde escucho el sonido del golpe de la vela. Claire aprovechó y saltó hacia abajo. Cayó apoyando una de sus rodillas y ambas manos, amortiguando el golpe. Bordó una mueca de dolor mordiéndose los labios, y salió corriendo todo recto.

De fondo se podía escuchar rugidos furiosos del guardián, pero Claire ya estaba junto a la puerta, la cual marcaba el tiempo restante. Le quedaban 10 segundos. Agarró el pomo mientras jadeaba del cansancio, la abrió, salió y la cerró.

Allí estaba su tutora Olga con un bloc de notas donde debió anotar el progreso de la prueba. También estaban esperando las otras dos aspirantes, las cuales enseñaban sus medallones de la prueba. Miranda McAllum con la insignia del gato negro y Flora Stripe con la insignia del sombrero de bruja. Junto a ellas estaban sus tutoras.

Claire se metió la mano en el bolsillo y de este sacó su medallón con la insignia de la escoba, de su cara salía una sonrisa por haberlo conseguido, luego se sentó junto a la pared exhausta por la prueba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario