martes, 3 de abril de 2012

Capitulo 1 Voces


Capitulo 1 Voces

Una mañana soleada, en un instituto.

-Bueno chicos, con esta explicación se terminan las clases de hoy, recordad traer los ejercicios hechos para mañana-dijo la profesora de clase.

Sonó la campana de la escuela, y todos los alumnos fueron abandonando las clases del instituto. Dos chicas, Aiko de melena larga moreno, y Kaede con pelo corto rubio, se pararon frente a otra, con cabello largo castaño.

-Ey Natsuki, ¿vas a venir a la fiesta de esta tarde, en casa de Yami?-dijo Kaede.
-Pues, no sé si debería, para mañana hay mucha tarea que hacer-dijo Natsuki desviando su mirada.
- Venga, vente, si nos lo pasaremos bien-dijo Kaede
-Si vienes, haré que estéis a solas tú y Gennosuke-dijo Aiko sonriente.
-No se…- dijo Natsuki sonrojada.
-Eso es un sí, te pasaremos a buscar sobre las 16:30, para llegar con tiempo, que tenemos que ayudar a Yami a preparar la fiesta-dijo Aiko.

Las dos chicas, se marcharon, dejando a Natsuki sola. De camino a casa no se pudo quitar de la cabeza, al chico que le gustaba que era Gennosuke. Al llegar a casa, fue directa a su cuarto, dejando la mochila de clase. Se tumbó en su cama, abrazando su almohada, sin parar de pensar en el. Al rato, se puso a arreglarse para ir guapa a la fiesta de Yami.

Y llego la hora a la que le vendrían a buscar sus compañeras de clase. Sonó el timbre de su casa.

-Ya voy-dijo la madre de Natsuki.

Abrió la puerta, y eran las dos amigas.

-Hola, veníamos a buscar a Natsuki, que habíamos quedado para estudiar-dijo Aiko.
-Oh, ahora la llamo-dijo la madre muy entusiasmada.

La madre, subió las escaleras, para llamar a Natsuki, de que sus compañeras habían llegado.

-Natsuki, han llegado tus amigas, que vienen a recogerte para estudiar.
-Ahora salgo mamá.

Pasados 10 minutos, Natsuki bajando las escaleras vio a sus compañeras de clase.

-¿A dónde vas tan arreglada hija mía, si vais a estudiar?-dijo la madre extrañada.
-Si me he arreglado como siempre mamá-dijo sonrojada Natsuki.
-Vamos Natsuki que si no, se nos echa la hora encima-dijo Kaede.
-Sí, vamos.

Salieron de casa de Natsuki, y por el camino iban hablando en dirección a casa de Yami.

-¿Cómo es que Yami celebra una fiesta entre semana en su casa?-pregunto Natsuki.
-Pues porque sus padres se fueron de viaje dos semanas, y la dejaron sola-dijo Aiko
-¿A invitado a mucha gente a la fiesta de esta tarde?-dijo Natsuki.
-Pues la verdad es que no lo sé.
-Según me contó, ha invitado a mucha gente, y consiguió convencer a Gennosuke también-dijo su amiga.

Una vez todas en casa de Yami, todas se pusieron a preparar las cosas para la fiesta.

-Una pregunta Yami, ¿Se celebra algo en especial hoy? Es que es raro  que montes la fiesta entre semana-dijo Natsuki
-Es el día que mejor iba para todos, para celebrar que tengo la casa libre-dijo Yami alegre.
-Ya verás que será divertido, no te preocupes Natsuki-dijo Kaede.

Mientras hablaban y preparaban la casa, se hizo la hora en la que comenzaría a llegar la gente. Poco a poco iban llegando. Natsuki estaba extrañada porque muchos de ellos no los conocía, pensaba que debían de ser amigos de Yami de otros institutos. Aiko se le acercó.

-Mira quien está por allí, Natsuki.

Dirigió su mirada, donde le dijo su amiga, y allí vio a Gennosuke. Se puso roja y se quedó algo paralizada.

-Me encanta ver la expresión que pones, Natsuki, al verle- dijo Aiko
-Vamos a decirle algo para que hable con Natsuki-dijo Kaede.

Las dos fueron hacia Gennosuke, y comenzaron a entablar conversación con él, mientras Natsuki fue a coger un refresco, casi sin dejar de observar a sus amigas con Gennosuke. A los pocos minutos vio, como venían sus dos compañeras con él, hacia donde estaba ella.

-Mira quien está aquí Natsuki-dijo Aiko aguantándose la risa.
-Hola Natsuki, es raro verte por este tipo de fiestas ¿te lo estas pasando bien-dijo Gennosuke amablemente.
-S-si…-dijo Natsuki avergonzada.
-Kaede, vamos a bucar unos  refrescos, ahora volvemos Natsuki-dijo Aiko mientras le guiñaba un ojo.
-Hey Natsuki, ¿te encuentras bien? Estas muy roja ¿quieres que salgamos fuera a que te dé un poco el aire?-dijo Gennosuke preocupado.

Natsuki asintió con la cabeza. Y los dos salieron a la terraza a tomar el aire.

-Se nota que no estás acostumbrada a estos ambientes ¿te agobia mucho?
-No,no me agobian.

Gennosuke se puso a mirar al cielo estrellado, pero de pronto, Natsuki se le comenzó a nublar la vista, y seguidamente cayó al suelo desmayada, golpeándose la cabeza con una de las piedras que decoraban el jardín. Gennosuke al oír el golpe, y ver que Natsuki estaba en el suelo sangrando por la cabeza, fue corriendo a socorrerla.

-¡NATSUKI,NATSUKI, DESPIERTA!-dijo alterado.

Unos días después.

Natsuki, comenzó a escuchar unas voces familiares, pero que no entendía lo que decían. Cuando abrió los ojos, se vio en una cama, donde estaba ingresada. Lo más extraño fue que en la habitación no había nadie más que ella.

-Que dolor de cabeza ¿de dónde venían esas voces?-pensó confusa.

Al poco rato, se abrió la puerta de la habitación, y entraron un doctor y sus padres.

-Al fin despiertas Natsuki-expresó entre lágrimas la madre.
-No recuerdo nada ¿qué es lo que me ha pasado?
-Al parecer, te desmayaste por una bajada de tensión, y te golpeaste la cabeza. Tus compañeras llamaron a una ambulancia y a nosotros-contó su padre.
-Noto que he perdido visibilidad de mi ojo derecho ¿a qué se debe esto doctor?
-Es posible que por el fuerte golpe que te diste, por el costado de tu ojo derecho, haya provocado alguna lesión. Se le recomienda, que lo tenga en reposo y lo abra lo menos posible. Se le recetará un colirio que se deberá ir poniendo cada día, y le recomiendo que se ponga durante el día un parche. Haremos cada tres o cuatro días pruebas de rehabilitación para ver si hay mejora en su visión y en la herida de la cabeza.

Los padres se sentaron en unas butacas de la habitación mientras el doctor examinaba la herida que tenia Natsuki y el grado de visibilidad que ha perdido.

-Bien, te daré el alta médica, pero deberás ir con la mayor precaución y guardar reposo a la mínima que te encuentres mal.

Después de que el doctor le diera el alta y las recetas de las medicinas, se fueron a comprarlas y volvieron a su casa.

-Natsuki, tus amigas te fueron dejando los deberes y fotocopias de apuntes, en estos días que has faltado, están en el despacho de tu habitación-mencionó su madre.
-No hace falta que hagas nada hoy, después de cenar descansa, y mañana te haré un justificante por las faltas de estos días- añadió su padre.

Natsuki fue a su habitación. Allí vio un el montón de apuntes y deberes. Se puso a ojear y entre estos, habían algunas cartas de Aiko y Kaede, mandándole ánimos, para que se recuperara pronto. No pudo evitar que le brotaran un par de lágrimas al leer alguna de estas cartas.

-Natsuki, la cena esta lista, baja enseguida que puedas.
-Ya voy mamá.

Ordenó un poco los apuntes que había descolocado, y bajo a cenar.

-Natsuki, si mañana te encuentras mal, llamas a mi trabajo y te pasaré a buscar, ante todo la salud.
-Sí, papá lo sé.

Al terminar de cenar, se marchó a su habitación.

-Estoy muy cansada, como se nota que todavía no estoy bien del todo-pensó Natsuki.

Se preparó para irse a dormir, y poder ir descansada a la mañana siguiente a clase.

Pero, a mitad de la noche, empezó a escuchar las mismas voces que escuchó en el hospital. Se levantó y con una mano en la pared fue por los pasillos de la casa a oscuras a ver de donde provenían esas voces. De cada vez se escuchaban más fuerte, pero aun sin poder entender lo que decían.

-No puede ser. Las voces provienen del cuarto de mis padres-pensó atemorizada.


¿De quién serán esas voces?

No hay comentarios:

Publicar un comentario