miércoles, 30 de noviembre de 2011

Welcome to the N.H.K.


Argumento:
Tatsuhiro Sato es un ex estudiante universitario que vive solo en Tokio. Sus padres le envían dinero para la universidad así que jamás ha tenido que preocuparse por cuestiones económicas. Hasta ahora. Sato lleva casi tres años sin asistir a clase alguna, ha restringido al completo su ya de por sí escasa vida social, y pasa sus días encerrado en un triste piso de una sola habitación. Es un hikikomori. Rápidamente llega a una grave conclusión (más bien se lo dice su tetera....), se ha convertido en lo que es por culpa de la NHK(literalmente Nihon Housou Kyokai, algo así corporación emisora de Japón), que no para de emitir excelentes animes para que él y otros tantos miles de personas no se separen del televisor, para así crear la Nihon Hikikomori Kyokai (asociación japonesa de recluidos), está clarísimo, todo es una conspiración.. El pobre chico sufre de todo, inclusive síndromes inventados especialmente para el manga como “el síndrome de lolita” (pasión obsesiva por las chicas jóvenes, a las que persigue armado con una cámara fotográfica) y “el síndrome de abstinencia social”. A pesar de su aislamiento social (hikikomori), Satou entra en contacto con Misaki, una chica que tratará de sacarlo de su burbuja; y Yamazaki, otro joven bastante friki con el que emprenderá la tarea de programar un videojuego porno.




¿Qué es un Hikikomori?


Los hikikomoris son en su mayoría jóvenes que se ven incapaces de ajustarse a los requerimientos de la dura sociedad nipona. Es por ello que se encierran de manera permanente y desarrollan fobia a las relaciones personales.
Esto claro está, les impide hacerse cargo de las tareas más simples, desde buscar trabajo a salir de compras, imposibilitando su readaptación.
La sociedad japonesa es para ellos un campo plagado de minas, ya que tienen que estar constantemente presionados para que consigan éxito social y un buen trabajo, acorde con los requerimientos familiares. Es por ello que muchos jóvenes, en su gran mayoría varones, terminan por recluirse para así escapar de esta asfixiante realidad.



Opinión:

A decir verdad esta manga tiene un muy buen comienzo, engancha rápido gracias sus viñetas cómicas y situaciones en las que más de uno se sentirá un tanto identificado con Satou. Aunque poco a poco la trama se vuelve algo “loca” pero no deja de ser graciosa.

El dibujo también es un punto destacado, sobre todo por las expresiones faciales de sus personajes, que a veces son un tanto radicales.

La historia decae en los últimos tomos que es algo habitual en el manga, incluso en obras buenas, vale la pena quedarse hasta el final para saber qué será del pobre y atormentado Satou donde se retratara la vida cotidiana de un joven nipón, eso sí, desde una óptica muy particular

En conclusión es un manga que recomiendo leer, no es de acción ni peleas, sino que relata la vida cotidiana (eso si con algún que otro toque radical) de un joven que sufre una enfermedad y intenta superarla. Pienso que es muy entretenida en general y casi en todo momento te hace reír.


Un Saludo~


No hay comentarios:

Publicar un comentario