martes, 26 de julio de 2011

Yuka Tsuki


Personaje: Yuka Tsuki
Jugador :   Sandra
Nivel…………………  4
Raza.............................. Humana
Clase.......................... . Iaidoka (Samurai)

Alineación............... 
Ojos...............................Negros
Cabello........................ Negro
Piel............................... Pálido
Sexo.............................Femenino

CARACTERISTICAS                                
FUE (fuerza)_____________   15+1
DES (destreza)____________ 16
CON (constitución)________  14
INT (inteligencia)__________ 14
SAB (sabiduría)___________  17
CAR (carisma)____________  12

ARMAS / ARMADURAS:
-           Katana – 1 mano – 1D10 – critico 19-20 x2 – Cortante

-           Wakizashi  - 1 Mano – 1D6 – Crítico x2 - Cortante

D        Daikyuu - 2 manos - 1d8 - Critico x 3 - Perforante

-          Presea de venenos
           Brazal de armadura natural +1
           Proteccion + 1 (Anillo)


RASGOS RACIALES:
+ 1 dote extra nivel 1
+ 4 puntos habilidad 1ºnivel, + 1 punto por nivel
Idiomas (Común, Adicionales - Gnomo y Gigante

RASGOS DE CLASE
Armas Ancestrales 
Evasion
Movimiento Rápido (10')
Desenvainado Rápido
Maniobras
Esquiva Asombrosa

DOTES: 
-        Soltura con un arma (Katana)
         Soltura con una habilidad (Concentracion Iaiutsu +3)
         Reflejos de Combate
         Iniciativa Mejorada
         Ataque Poderoso
         Hendedura
         Retrasar Corte 
         Ataque Elastico
         Esquiva

F     HISTORIA


        Yuka (Tsuki)
      Tsuki nació en el seno de una familia humilde, en uno de los muchos pueblos de Barensia. En dicho pueblo, las costumbres se basaban en que los hombres entregaban su vida a ser samuráis mientras que las mujeres se encargaban del pueblo y el hogar, enseñando las tradiciones de éste a las niñas que aprendían a mantener dichas tradiciones en las que destacaban la danza y la ceremonia del té.


       Un día, cuando ella tenía siete años, una horda de orcos irrumpió en sus tierras y empezaron a saquear el poblado sin previo aviso. Los samuráis intentaron defenderlo en una sanguinaria batalla donde acabaron pereciendo. Pero, antes de que su madre, herida de gravedad, consiguiera sacarla a la fuerza del poblado, Tsuki pudo fijarse en que todos los orcos que los atacaban tenían una extraña marca en su ojo izquierdo, como un tatuaje.


      A medio camino hacia ningún lugar, encontraron a una mujer, una mujer alta, muy hermosa y elegante. Vestía una capa y un vestido y en seguida las metió en su carro para socorrer a la mujer herida. Las llevó a un negocio que regentaba en un reino cerca de donde se encontraban: el reino de Crimea, al sur de Barensia. Su nombre era Calill y llevaba el Burdel del reino: el Salón Kitty.
      La madre de Tsuki murió a los pocos días y ella, sin un hogar al que ir, se quedó en el burdel, trabajando. Gracias a las enseñanzas y tradiciones de su pueblo consiguió convertirse en una de las geishas que actuaban para el público que acudía al salón. Cambió su nombre por otro artístico, a pesar de que nunca se perdonaría el hecho de haber huido tan cobardemente de su hogar. En ese momento, empezó a llamarse Yuka.


      Pasaron los años, y en el mismo año en el que Yuka tenía doce, un hombre que frecuentaba el burdel quiso hablar con ella. Este hombre, de unos treinta y tantos años, con larga melena e intensa mirada, era un viejo amigo del fallecido padre de Yuka y pertenecía a uno de los muchos pueblos que había cerca del de ella. La reconoció como la única superviviente de su tribu, ya que el poblado había quedado arrasado y en ruinas. 
      Su nombre era Jin y, después de escuchar la historia de la joven, la invitó a su poblado para instruirla en el arte del samurái para que así, al menos, pudiera perdonarse a se misma y pudiera buscar a los culpables de la masacre de su pueblo. Yuka acepta la oferta y Jin se la llevará, con el permiso de Calill, a su pueblo, donde vivirá con él y su mujer y dónde se convertirá en una Iaidoka, aprendiendo el uso de la Katana, la Wakizashi y el Daikyu.


      Cuando Yuka tenía ya diecinueve años, ya dominante del estilo Iaijutsu, se marchó junto a su maestro Jin a una expedición. En dicha misión, Jin fue asesinado por un hombre misterioso tatuado en su ojo izquierdo –la misma marca que los orcos bárbaros tenían cuando saquearon el poblado de Yuka-. Dicho hombre, después de matar a Jin y de observar como Yuka se dispone a atacar, empezó a sonar una suave melodía, no supo de donde provenía pero dichas notas hicieron que se relajara. El hombre sonrió y dijo:
       -Búscame, pequeña Iaidoka.
        Y desapareció sin dejar rastro abruptamente. Entonces, Yuka juró vengarse.


       Después de este encuentro, ella cogió el cuerpo de su maestro y volvió al pueblo de éste donde lo enterraron dignamente como héroe. La mujer de Jin, después de oír la historia de Yuka al encontrarse con el hombre que probablemente desoló su pueblo, le ofreció la Katana, la Wakizashi y el Daikyu de su marido a Yuka como herencia de su maestro. Yuka se decidió, entonces, marcharse de nuevo a Crimea, donde comenzó a vivir en una de las residencias para así poder encontrar información sobre dicho hombre con la ayuda de Calill y el burdel y buscando cualquier pista tanto en el cuartel como en el gremio de los Caza-Tesoros.

1 comentario: